Fe para el Camino, Piel Imitada Suave Marrón (Faith for the Journey, By: Charles R. Swindoll TYNDALE HOUSE
Fe para el Camino, Piel Imitada Suave Marrón (Faith for the Journey, By: Charles R. Swindoll TYNDALE HOUSE
Fe para el Camino, Piel Imitada Suave Marrón (Faith for the Journey, By: Charles R. Swindoll TYNDALE HOUSE
Fe para el Camino, Piel Imitada Suave Marrón (Faith for the Journey, By: Charles R. Swindoll TYNDALE HOUSE
  • Load image into Gallery viewer, Fe para el Camino, Piel Imitada Suave Marrón (Faith for the Journey, By: Charles R. Swindoll TYNDALE HOUSE
  • Load image into Gallery viewer, Fe para el Camino, Piel Imitada Suave Marrón (Faith for the Journey, By: Charles R. Swindoll TYNDALE HOUSE
  • Load image into Gallery viewer, Fe para el Camino, Piel Imitada Suave Marrón (Faith for the Journey, By: Charles R. Swindoll TYNDALE HOUSE
  • Load image into Gallery viewer, Fe para el Camino, Piel Imitada Suave Marrón (Faith for the Journey, By: Charles R. Swindoll TYNDALE HOUSE

Fe para el Camino, Piel Imitada Suave Marrón (Faith for the Journey, By: Charles R. Swindoll TYNDALE HOUSE

Regular price
$13.99
Sale price
$13.99
Regular price
$13.99
Sold out
Unit price
per 
Shipping calculated at checkout.

Descripción del Producto

La vida no es para los cobardes. Si la vida puede compararse a un viaje, es ciertamente uno muy accidentado. Las emergencias médicas familiares pueden lanzarnos a curvas cerradas emocionales. La pérdida del trabajo puede hacernos sentir como que estamos inmovilizados en una abarrotada carretera de ocho carriles. En este devocional de 30 días, el popular maestro de la Biblia Chuck Swindoll nos inspira a desarrollar una confianza firme en el Dios que está a cargo de nuestro viaje. Él usa la vida de Abraham para ilustrar lo que significa atreverse a confiar. Así como Abraham, es posible que no sepamos adónde nos está llevando Dios ahora, o cómo cumplirá las promesas que nos hizo. Pero se nos llama a confiar y eso no es fácil cuando tenemos nuestras propias esperanzas y sueños para nosotros mismos y nuestras familias. Permita que Chuck Swindoll sea su compañero diario, alentándolo a poner su vida nuevamente en las manos capaces de Dios.